Followers

jueves, 26 de enero de 2012

:::


Si vas a entregarle tu vida a alguien, no confíes. Mira bien, frena, piensa, no aceleres, respira, tranquila, ¿estás segura? Mejor no lo hagas, duda, retrocede, vete, corre, huye.
Cuando vayas a entregarle a alguien tu corazón, procura conocer antes ha dicha persona, no vaya ser que lo arrugue, y lo tire a cualquier contenedor de corazones.
Muy buena la teoría, pero dime, ¿enserio te lo crees? ¿de verdad eres capaz de cumplirlo? Si es así, jamás te has enamorado. Mi única realidad es que estoy ya acostumbrada al contenedor de corazones, incluso he aprendido a reciclarlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada